Macetas y Bandejas Hay 31 productos.

Macetas y Bandejas

Subcategorías de Macetas y Bandejas

  • Bandejas de todas las medidas. Para riego por inundación, por decantación, … y mesas para sostener elevadas del suelo dichas bandejas.

    Mesas y bandejas para marihuana


    En la siguiente sección trataremos sobre las mesas y las bandejas para marihuana, implementos ideales a la hora de realizar cultivos de esta inigualable planta en casa. Las mesas de cultivo facilitan enormemente la plantación de marihuana en espacios internos como, terrazas, balcones, jardines internos, y otros, una manera práctica y sencilla de disfrutar de un excelente cultivo.


    Ciertamente se sabe que para poder obtener una óptima cosecha de marihuana es necesario brindarle buenos cuidados, nutrientes específicos, y además, es importante ofrecerle también diversas herramientas o productos con s cuales se puedan facilitar la realización el desarrollo de las plantas, tales como las mesas y las bandejas para el cultivo de plantas de marihuana.


    Las mesas y las bandejas para marihuana forman entonces, un papel esencial en los cultivos que se realizan en el interior de estas plantas, por ende se debe conocer muy bien cuáles son las características que se deben buscar en ellas, cuál es la que más se adapta a tus necesidades, ya sea en cuanto a tamaño, comodidad, precio, y las ventajas que trae consigo el hacer uso de estas mesas y bandejas para marihuana. La información es poder, y estar al tanto sobre todo lo requerido en cuanto al cultivo de las plantas de marihuana, ofrece una gran ventaja a la hora de lograr los objetivos, como una cosecha exitosa.


    Inicialmente se tienen las bandejas, las cuales son muy útiles cuando se empleen las mesas de cultivo, ya que es la bandeja la que hace posible retirar el exceso de agua que se acumula como resultado del continuo riego que se le proporciona a la planta. Esto es principalmente un ahorro de tiempo, ya que no se debe limpiar el líquido al momento de hidratar las plantas, con el uso de las bandejas para el cultivo de marihuana se puede regar tranquilamente sin que el agua se vea desbordada. Otro punto a favor de las bandejas es que evitan que el agua permanezca estancada, permitiendo que el sistema radicular de las plantas se encuentren en buen estado y a una temperatura ideal, propiciando el correcto, rápido y sano crecimiento de las plantas de marihuana.


    Por otro lado, las mesas para el cultivo de marihuana permiten mantener de forma organizada dicho cultivo, pudiendo ubicar macetas, hacer trasplantes, sustituciones de la tierra, todo esto sin siquiera ensuciar la zona donde se está realizando el cultivo. Motivo por el cual, si se desea tener un área de cultivo limpia, al igual la zona que le brinda soporte y además prevalecer el sistema radicular de las plantas, es indispensable contar con las mesas y bandejas para cultivos de marihuana.


    Existen entonces una gran variedad de mesas para el cultivo de las plantas de marihuana, con diversas dimensiones, las cuales se adaptan a las necesidades de cada cultivador y su entorno. Con el uso de las mesas para marihuana se podrá regar cada maceta ya sea con coco o lana de roca, consiguiendo un drenaje perfecto a través de la conducción del agua hacia el desagüe, teniendo además, bandejas con diversas medidas para poder tapar los vacíos que se originan en algunas ocasiones en el cultivo.


    Entre las bandejas más comunes, se encuentran las bandejas negras de un plástico duro sumamente resistente, éstas han sido empleadas desde hace tiempo y son unas de las preferidas ya que se encarga de evitar que el agua de riego no caiga al suelo luego de drenar desde la maceta. También, mediante la apertura de orificios en ellas, a modo de drenaje, y llenándolos con sustrato, se puede realizar un pequeño huerto urbano.


    Sin embargo para los cultivos en el interior, es de gran empleo la mesa gris, la cual tiene como principal propiedad sus canales que permiten la conducción del agua en exceso del riego hacia un sistema de desagüe principal, conduciendo las aguas hacia un recipiente que se encuentra en la parte baja o si se desea al alcantarillado. Esto simboliza una gran ventaja ya que no habrán preocupaciones por recoger el agua luego de haber regado las plantas y no habrá agua estancada en la bandeja. Además, estas mesas poseen diversas medidas, ideal para ser adaptadas en cualquier espacio, siendo sus patas ajustables a la altura desrada.


    Se encuentran también los filtros para los desagües, con los cuales se puede tapar el orificio ubicado en el desagüe de las mesas, ya sea la gris o la negra. De esta manera, además de filtrar toda el agua en exceso de los restos que puedan obstruir el sistema, también se puede colocar una maceta sobre él y sacar el máximo provecho al espacio del que se dispone.


    En el mercado también se encuentran bandejas de plástico blando que son recortables y de esta manera se pueden tener bandejas con las medidas exactas para ajustarse al espacio que se disponga. Se puede recortar para obtener cualquier dimensión, desde 1x1 hasta la que se desee, y mediante la realización de pliegues con los clips que esta bandeja incluye, se podrá fijar a perfección.


    Asimismo se tienen bandejas negras realizadas de goma, con una textura similar a la del caucho. Esta bandeja puede doblarse y por la tanto ser transportada de manera fácil y rápida, y por tener dicha textura, una vez en el suelo, puede fijarse tranquilamente. Esta bandeja es completamente estanca, resistente a todo roce, fácil de limpiar y de llevar cualquier sitio.


    Otras bandejas son las portadoras, las cuales son muy útiles para la germinación o el enraizamiento de los esquejes, listas para ayudar a transportarlos hacia cualquier sitio que se desee. También es una bandeja para cultivo de marihuana ideal para ser empleada en espacios pequeños.


    Los cultivos de marihuana necesitan un soporte óptimo e ideal para tener un buen desarrollo, además de una plantación limpia y organizada, y un ambiente cómodo para trabajar en él. Con el empleo de las mesas de cultivo, se obtiene un soporte como ningún otro las plantas de marihuana. La estructura de cada una le brinda un sistema estable y completamente resistente, fácil de emplear y con las dimensiones que más se ajusten a las necesidades de cada quien. Una vez se comience a utilizar las mesas y bandejas para marihuana se notará la diferencia y completa mejoría en la eficiencia del cultivo.

  • Las macetas cuadradas son una buena opción para la colocación ordenada de nuestras plantas en la bandeja donde las alojemos. Son utilizadas sobretodo en los cultivos de interior.

    Macetas cuadradas para marihuana


    Las macetas son unos contenedores ideales para el cultivo de las plantas de marihuana, ya sea en el interior o en el exterior. Aquí se dispone de una gran variedad de macetas adaptables a las requerimientos de cada usuario. La elección de una o de otra depende de diversos factores, como en dónde se planea realizar el cultivo, el tipo de cultivo a emplear, la variedad de sustrato, y básicamente cómo se desee realizar el cultivo, ya que no todas las macetas para marihuana son iguales.


    Principalmente se tienen dos grupos de macetas, las blancas y las negras que, dependiendo del sitio donde se realizará el cultivo, se debe escoger una o la otra, por ejemplo, si el cultivo se hará en el exterior, la maceta debe ser blanca para garantizar que la luz del sol rebote, logrando que la maceta se caliente mucho menos y así el sistema radicular de las plantas de marihuana no se sobrecalentará ni dañará por efecto del sol. Por su parte, las macetas negras están diseñadas para ser empleadas en cultivos en el interior o en zonas donde la luz del sol no afecta a la maceta, ya que de esta manera no se calientan al encontrarse en la sombra.


    Las macetas vienen en diversos tamaños, cada uno se adapta al tamaño de las plantas de marihuana. Un punto importante es cuando las plantas necesitan ser trasplantadas, y es que cuando se realiza de una maceta pequeña a una de mayor tamaño, se debe tener cuidado para no generar problemas en el cultivo, ya que las plantas suelen extender sus raíces hacia el borde de las macetas y hacia el fondo, observándose un vacío en el centro, lo cual puede traducirse en mucho espacio sin raíz el cual absorberá mucha agua, haciendo que las raíces sanas puedan pudrirse y generar daños en la planta.


    Las macetas que más se suelen emplear son las macetas cuadradas de plástico para marihuana, las cuales poseen varias capacidades y, con su forma cuadrada se puede lograr la completa amortización del espacio del cultivo. Con las macetas de menor tamaño, se pueden realizar esquejes en tierra. Asimismo, las macetas de 3.5L son las empleadas para la etapa de crecimiento, o también para la floración de esquejes en el interior. Las macetas para marihuana de 5L son empleadas para el cultivo de plantas de marihuana autoflorecientes con LED o también cultivo de coco, ya que estos sistemas requieren nutrientes y no tanto espacio. Por su parte las macetas de 7L y hasta 11L son las utilizadas para la floración de las plantas en cultivos de interior.


    Para los cultivos en exterior se suelen hacer trasplantes de una maceta a otra, el sistema radicular puede comenzar a desarrollarse en una maceta de 3.5L hasta notar que la planta cesa su crecimiento por falta de espacio y se trasplanta a una maceta de 7L, cuando suceda lo mismo, se pasa a la maceta de 11L, donde la planta llegará a la etapa de floración y ya no habrá que trasplantar más.


    Las macetas cuadradas blancas de 18 L son especiales para las plantas de marihuana autoflorecientes de 3 meses en cultivos en el exterior. Se le puede sacar el máximo provecho, obteniendo plantas exuberantes, cómodas en cuanto a espacio para su sistema radicular sin necesidad de realizar trasplantes.
    Muchas veces las plantas madres crecen tanto que las macetas cuadradas les quedan pequeñas, especialmente en los cultivos en exterior, momento en el cual es ideal pasar a una maceta blanca con asas. Al pasar de estación (primavera a verano), es cuando se realizará el último trasplante, ya sea a una maceta de 18 L o a una de 30 L.


    Existen macetas que permiten una excelente aireación de las raíces de las plantas de marihuana, tal como las de tela. Estas macetas propician un sustrato muy aireado, ayudando con el problema de la humedad en el mismo, lo cual en ocasiones puede originar la pudrición de las raíces de las plantas, con este tipo de maceta este problema queda totalmente solventado. Otro uso de esta maceta es cuando se planea el trasplante al suelo posteriormente, ya que puede hacerse incluso con la planta dentro de la maceta. Éstas pueden ser lavadas para volverlas usar unas cuantas veces más.


    Se encuentran también las macetas alargadas, con las que se podrán conseguir plantas con gran altura y con pocas ramas, generando unas largas y generosas colas. De igual manera se encuentran macetas con rejillas, especiales para el sistema hidropónico. Otra alternativa, y es especial para los que no desean lavar las macetas, son las bolsas de cultivo para marihuana, las cuales pueden ser empleadas como macetas y luego desecharlas sin siquiera vaciarlas. También se tienen las conocidas macetas ideales para slabs de coco o de lana de roca, las cuales son especiales para ser colocadas sobre las mesas para cultivo de marihuana y también para ser implementadas en cultivos hidropónicos, estas macetas permiten un fácil desagüe y además deja una pequeña reserva de agua para evitar que el slab o las raíces de la planta se sequen.


    Es importante entonces escoger muy bien el tamaño de la maceta que se va implementar para el cultivo de marihuana, prestando especial atención al sitio donde se vaya a realizar, bien sea en el exterior o en el interior, ya que de esto dependerá el color indicado de la maceta, así como su capacidad, si debe ser trasplantada o no la planta y en qué momento debe realizarse dicho proceso. Es de hacer notar que no es recomendable dejar crecer mucho las plantas de marihuana en el interior, ya que el espacio con el que se cuenta es reducido, esto se puede prever con el empleo adecuado de las macetas.


    El tipo de maceta cuadrada para marihuana que se desee y se requiera para la plantación se encuentra en esta sección, detallando sus características, ventajas, propiedades, así como su capacidad y color, e incluso algunas recomendaciones sobre el empleo de una maceta u otra.

  • Una buena opción para exterior o para mantener nuestras plantas madre.

    Macetas redondas para marihuana


    Las macetas son los recipientes ideales para el cultivo de las plantas de marihuana, ya sea para implementarlas en el cultivo de interior o en el exterior. En esta sección se dispone de una gran variedad de macetas redondas para marihuana que son adaptables a las requerimientos de cada usuario. La elección de una o de otra depende de diversos factores, como el sitio en el que se planea realizar el cultivo, el tipo de cultivo a emplear, la variedad del sustrato, ya que no todas las macetas para marihuana son iguales.


    De modo general se tienen dos grupos de macetas para el cultivo de plantas de marihuana, las blancas y las negra, en función a donde se realizará el cultivo, se debe escoger una o la otra. Si el cultivo se va a realizar en el exterior, la maceta debe ser blanca para garantizar que la luz del sol rebote del recipiente, garantizando que la maceta se caliente mucho menos y así las raíces de las plantas de marihuana no se sufrirán debido al calor ni por efecto del sol. Por otro lado, las macetas negras están fabricadas para ser usadas en cultivos en el interior o en sitios en los que la luz solar no afecte a la maceta. Las macetas vienen en diversos tamaños, cada uno se adapta al tamaño de la planta de marihuana.


    Comenzando con las macetas redondas con asas, las cuales son altamente empleadas para la realización de la floración de las plantas en el exterior, motivo por el cual deben ser blancas. Es importante resaltar que las plantas de marihuana deben ser trasplantadas después de transcurrido un tiempo, conforme la planta vaya aumentando su tamaño. El trasplante es recomendable realizarlo en las macetas cuadradas, realizando el proceso una vez las raíces colmen el espacio disponible, de la siguiente manera, de 3.5L se pasa a 7L, de 7L a 11L y de 11L se debe trasplantar a una maceta redonda para marihuana de 30L.


    Por lo general, se debe aguantar la planta en la maceta de 11L hasta alcanzar el cambio de fotoperiodo, el cual llega con el cambio de estación en verano, y desde entonces realizar el trasplante a una maceta redonda de 30L, empleando una tierra rica en nutrientes para poder obtener una planta bien frondosa al finalizar la etapa de floración de la misma. Si se observa que la planta va creciendo de manera rápida, se puede dejar crecer en la maceta de 30L y luego hacer el trasplante en verano a una maceta de 50L. Estas macetas redondas para marihuana tienen capacidades de 30L, 40L y 50L.


    Unas macetas muy ingeniosas son las Aeropot, este tipo de macetas permiten podar de manera fácil y sencilla las raíces y de esta manera no detener en ningún momento el crecimiento de las raíces secundarias. Al emplear este tipo de maceta, las plantas obtendrán una altura sin igual, tendrán tantas raíces secundarias que las plantas se desbordarán hacia lo ancho tal como un arbusto, y al no parar el crecimiento de las raíces, la planta no dejará de crecer en ningún momento, hasta que la raíz ocupe la totalidad de la maceta.


    Esta maceta redonda Aeropot es ideal para realizar trasplantes a un cultivo en exterior, en donde no se desea que la planta mida unos 3 metros y sea visiblemente notoria, ya que se pueden obtener plantas más compactas. También puede ser empleado en el cultivo en interiores pero para plantas madres, pudiendo extraer numerosos esquejes hasta que se tenga que realizar un trasplante a una maceta más grande. Otro punto a favor de esta maceta autopodadora, es que permite que las raíces estén mucho más oxigenadas, consiguiendo una mejor alimentación que con una maceta completamente cerrada. Sin embargo se debe tener atención al regar la planta ya que se debe evitar el borde para que no se salga el agua por los agujeros. Esta maceta viene en presentaciones con capacidad de 1L, 3L, 6L, 10L, 15L, 25L y 50L.


    Asimismo, existen macetas con las que se puede obtener una excelente aireación de las raíces de las plantas de marihuana, tales como las de tela. Estas macetas propician un sustrato muy aireado, ayudando con el problema de la humedad en el mismo, lo cual en ocasiones puede originar la pudrición de las raíces de las plantas, con este tipo de maceta este problema queda totalmente solventado. Otro uso de esta maceta es cuando se planea el trasplante al suelo posteriormente, ya que puede hacerse incluso con la planta dentro de la maceta. Éstas pueden ser lavadas para volverlas usar unas cuantas veces más.


    También se encuentran las macetas redondas para marihuana con rejillas, éstas se encuentran especialmente diseñadas para realizar cultivos en sistemas hidropónicos o en aeroponia, en donde las raíces de las plantas se encuentran sujetas a bolas de arcilla y que además siempre están recibiendo un riego de agua. El tamaño de la rejilla de la maceta dependerá netamente del tipo de sistema que se escoja, ya que no es importante el tamaño para desarrollar más raíces o no. Es así como las macetas más pequeñas son empleadas para los esquejes en sistema hidropónico y/o aeropónico, en donde se tendrá que sujetar los neoprenos o las pelotas de arcilla en tanto los esquejes se enraízan. En sistemas como el dutch pot hydro, se pueden colocar hasta 5 macetas pequeñas en la tapa de una maceta de 12L. Las macetas redondas con rejillas de mayor tamaño son empleadas para otros sistemas más específicos y particulares. Estas macetas poseen una excelente resistencia y son sencillos de limpiar, especiales para ser usados varias veces.


    Es importante entonces escoger muy bien el tamaño de la maceta que se va implementar para el cultivo de marihuana, prestando especial atención al sitio donde se vaya a realizar, bien sea en el exterior o en el interior, ya que de esto dependerá el color indicado de la maceta, así como su capacidad, si debe ser trasplantada o no la planta y en qué momento debe realizarse dicho proceso. Es de hacer notar que no es recomendable dejar crecer mucho las plantas de marihuana en el interior, ya que el espacio con el que se cuenta es reducido, esto se puede prever con el empleo adecuado de las macetas.


    El tipo de maceta redonda para marihuana que se desee emplear y se requiera para la plantación se encuentra en esta sección, detallando sus características, ventajas, propiedades, así como su capacidad y color, e incluso algunas recomendaciones sobre el empleo de una maceta u otra.

  • Tiestos con la particularidad de estar hechos de tela. Esto contribuye sustancialmente a la oxigenación del sustrato, lo cual es esencial para el buen desarrollo de la planta. Evita el crecimiento circular de la raíz. Una vez terminamos la cosecha, los lavamos con agua y algún producto adecuado, y vuelta a empezar.

    Tiestos de tela


    Los tiestos de tela son macetas inteligentes que se fabrican con una tela flexible que también es amable con el ambiente, de la mejor calidad posible por lo que se convertirá en el medio ideal para el cultivo de la marihuana. Entre los beneficios que ofrece se puede mencionar que libera calor de manera natural y efectiva, por lo que creará un medio con las condiciones adecuadas para que tengan un buen crecimiento y se mantengan como una masa el sistema radicular que es verdaderamente un espectáculo. Estas macetas inteligentes están diseñadas para airear la estructura de las raíces por todo lo largo, haciendo más efectiva la poda de las raíces de aire, promoviendo una organizada y grandes masas de raíces que crecen lateralmente en vez de crecer en forma circular.


    Estas macetas se pueden usar en cualquier tipo de cultivo, sin importar si son interiores o exteriores, ya que se encargaran de mantener frescas las raíces evitando los shock en comparación a otro tipo de macetas en el mercado. Para los cultivos de marihuana en interiores tienen un factor de éxito más grande estas macetas, son muy fáciles de manipular y guardar una vez usadas, se pueden lavar en lavadora y su uso no afecta al medio ambiente ni las plantas ya que no suelta ningún tipo de residuos en la misma.


    Tienen múltiples beneficios, empezando por regular la temperatura al mismo tiempo que se protegen las raíces de todos los agentes externos como el calor y el frío, están aumentando el nivel de aire dentro del sustrato, evitando la acumulacion de agua en el sustrato, el exceso de humedad y los problemas relacionados con hongos y plagas que pueden producirse. También favorecen el crecimiento y las actividades de los microorganismos que son beneficiosos y que trabajan en conjunto en simbiosis con las plantas de marihuana y mejoran el crecimiento y la producción final que tendrán los mismos.


    Por todas estas ventajas, las macetas de tela o tiestos de tela, con el uso constante logran incrementar hasta 50% la velocidad con la que crecerán las plantas y estarán aumentando su producción hasta en un 40%. Las macetas permiten el paso normal de las raíces, cuando las mismas logren atravesarlas pueden cortarse, por eso es importante mantener las macetas o tiestos enterrados en la tierra o muy cerca uno del otro, para que las raíces continúan creciendo luego de ser trasplantadas en fieltro. Se pueden utilizar de las siguientes formas:


    Las que se encuentran semienterradas, permiten que la parte de las raíces que se encuentren más profunda atraviesen la maceta y continúen su crecimiento en el sustrato y así aumentará de tamaño, puedes ponerlas juntas o pegadas la una de la otra, así todas las raíces crecen alrededor de la maceta y estarán todas presentes en el sustrato de las otras macetas, ayudándoles a aprovechar la humedad de todas y creando un suelo único de cultivo. Lo más recomendable sería separarlas para que tengan una mejor manera de airear los sustratos en todas las raíces.


    Cada vez aumenta el uso de los contenedores de tela, haciéndose parte de los cultivos ya que son productos aislantes, pero que permiten una buena transpiración de las raíces. Las raíces necesitan aportes de oxígeno y esté puede verse limitado en los contenedores que se utilizan de plástico, ya que en estos contenedores solo recibe aire la parte superior del sustrato. También existen las macetas de cerámica, las cuales tienen una vida útil muy larga, siendo mejores que las plásticas por tener una superficie porosa pero tienen la desventaja de ser pesadas y muy frágiles.


    Las macetas de tela permiten airear el 100% de la superficie de la misma al mismo tiempo, proporcionando a tus plantas todos los requerimientos necesarios, impidiendo también que se congelen las raíces durante el invierno, o que se quemen por las altas temperaturas presentes en el verano. Estas macetas atrapan en su cuerpo las puntas de las raíces cuando han alcanzado los extremos de las macetas, evitando el desarrollo de las raíces circulares que se forman alrededor de la maceta, que aunque parezcan espectaculares y gruesas no estarán absorbiendo todos los nutrientes del agua de riego, ya que las raíces absorben es por la punta de las mismas.


    Cuando las plantas se ven encerradas en las macetas de tierra no tienen más remedio que volver a crear raíces para mejorar sus condiciones, ya que vuelven a quedar atrapadas las raíces y se repite el proceso con lo que se crea un sistema radicular adecuado para que las plantas tengan una mayor absorción de todos los nutrientes. Las plantas consumen sus recursos al mismo tiempo que crean raíces beneficiosas, sin perder el tiempo con raíces que serán inútiles e interminables de fijación.


    También se pueden utilizar las macetas de menores tamaños para ahorrar de distintas formas, la optimización sigue siendo máxima en el sustrato y las plantas serán más fuertes y resistentes a todas las plagas e insectos, ya que no se acumulara agua y al momento que la plata no pueda absorber más la misma se evapora, permitiendo una mejor interacción con los productos que puedan ser necesarios por las mismas, así se evitarán los posibles bloqueos en las raíces por los productos añadidos, bien sean sales minerales, cal, correctores de pH o cloro. Nos permitirá lavar las raíces de manera sencilla ya que solo se necesita sumergir la maceta de tela y se obtiene la mejor limpieza posible, por cada litro de sustrato se necesitan tres litros de agua.


    Sin importar donde vivas estas macetas serán tus mejores aliadas ya que te darán el mejor cuidado de las raíces contra los agentes externos como la temperatura, vital para que nuestros cultivos se desarrollen de la mejor manera. Durante el invierno estas macetas previenen que tus raíces se congelen por las bajas temperaturas presentes, aún conservando su flujo de aire, evitando que se mueran las mismas. Cuando las ramas se congelan lo único que puedes hacer es podarlas y la plantas continúan su crecimiento, por el contrario si las raíces se congelan ya no hay más nada que se pueda hacer.


  • Patas para las mesas de cultivo, filtros, mallas para “Sea of Green”, …

    Mallas para el cultivo de marihuana


    El SCROG es mejor conocido como Screen of Green, una técnica para el cultivo de la marihuana en espacios de interior donde se utilizan mallas o redes, contrario a crecer verticalmente, utilizando el SCROG las plantas crecerán a lo ancho de una malla colonizando hasta formar una masa verde que es homogénea para optimizar el uso de la luz que estará a la misma distancia del foco. Es una técnica de mantenimiento sencillo altamente eficaz, que aunque requiere una inversión considerada, da resultados muy satisfactorios. Los SCROG pueden rendir hasta 8 plantas por metro cuadrado de espacio, aunque se recomienda una cantidad de 5 o 6 para tener una cosecha idea.


    Mientras menor sea la cantidad de plantas que decidas utilizar, te llevará más tiempo cubrir toda la red, al mismo tiempo que estarás desperdiciando luz en las áreas que no tengan cogollos. Una vez que montas todo el sistema podrás aprovecharlo al máximo y le sacaras una producción alta con los mismos recursos que utilizaste al principio. Se deben tener unas macetas finales de unos 12 litros, idealmente serían las ideales, ya que si colocas menos plantas necesitarás una maceta más grande para que se desarrollen al máximo posible.


    Se pueden utilizar distintas opciones a la hora de cultivar en mallas. Las más comunes son las mallas plásticas que se utilizan en las obras y que conseguiras facilmente en las tiendas para materiales de construcción o ferreterías, sólo se podrán utilizar en interiores sin ventiladores, ya que los bordes de las mismas son cortantes y con un viento se podrían dañar las ramas. La mejor técnica sería el enramado con cañas de bambú, aunque esta técnica lleva un poco más de trabajo. Podrás utilizar otras carillas que no sean bambú, con tal de que sean de alguna otra madera, el uso será exactamente el mismo, estas mallas las puedes fabricar con cordón o hilo.


    No es recomendable para el cultivo en malla las mallas metálicas ya que se pueden calentar y dañar las plantas, sin importar el material que sean la malla debe tener un tamaño aproximado de 5 a 10 cm. Para obtener un buen resultado cultivando con SCROG es mejor colocar la malla por encima de las plantas, a unos 20 o 40 cm de las macetas. Si se colocan más abajo se podría complicar el proceso de riego y limpieza de las macetas, ya que las plantas no contarán con el espacio suficiente para desarrollar sus ramas.


    Una vez que la planta alcance la malla se deben colocar las ramas en paralelo a la red pero por debajo, bajando las ramas que se comiencen a asomar por los agujeros y así guiandolas para que abarquen la mayor superficie posible. Este trabajo puede resultar tedioso porque necesitas estar pendiente diariamente de las ramas mientras crezcan para darles la forma necesaria, si son variedades sativas podrás esperar hasta la segunda semana de la floración para realizar esta tarea. Es importante guiar las plantas mientras comienzan a crecer ya que, si una rama crece mucho sin guía, está puede romperse cuando intentes doblarla. Lo más recomendable es hacerlo cuando tengan unos 8 cm por encima de la red.


    Las formas más comunes de colocar las plantas en las malla pueden ser una distribución excéntrica o hacia los extremos, o con las ramas principales paralelas a la malla y las secundarias de forma perpendicular. Las puedes ubicar también concéntricamente o en el centro, teniendo las ramas principales guiadas hacia los extremos y todas las secundarias en forma de espiral. La malla también se puede colocar en forma de u, con los extremos más altos que el centro para conseguir una mejor homogeneidad con la intensidad de la luz, aunque esto no se aplica con las luces fluorescentes.


    Dentro de las ventajas que ofrece cultivar en mallas, es la utilización de pocas plantas, por lo que se necesita invertir en pocas semillas concentrándose en las variedades de la misma. Al ser pocas plantas, serán pocas las macetas que se necesitan regar y el mantenimiento de las mismas no es mucho. Por la distribución homogénea que tendrán las puntas, esté método es ideal si se tienen iluminaciones led, ya que esta luz no deberá penetrarlos demasiado. Durante la etapa de crecimiento se pueden utilizar luces fluorescentes o focos con poca potencia, de cualquier forma estarás ahorrando luz y tu factura lo agradecerá. En los cultivos exteriores esté método se utiliza para que las plantas no agarren tanta altura, al igual que se aprovecha mejor la incidencia del sol.


    Su única desventaja podría ser la cantidad de trabajo que requiere en el día a día cuando se llega a la etapa de cubrir la malla y luego cuando se vuelve a cosechar, ya que no se tendrán cogollos grande como en cualquier otro medio de cultivo sino que se tendrán muchos cogollos medianos que necesitaran corte y manicurado. Las mejores variedades para cultivar con mallas son las sativas ya que son unas variedades que ramifican mucho, por lo que podrán llevar muy fácilmente la red y se obtendrá una buena cosecha con pocas plantas en muy poco tiempo. Además las ramas de las variedades sativas son relativamente flexibles y se pueden amoldar en la red sin ningún tipo de problema.


    Una vez que se ha estudiado a fondo el cultivo en malla, sus ventajas y desventajas, conociendo que las variedades sativas son las mejores para este tipo de cultivo ya que siempre obtendrás buenas ramificaciones, sin muchas plantas y en poco tiempo. Dentro de las variedades sativas se pueden recomendar la G13 Haze, Marihuana botafumeiros, Marihuana 2046, Domina Haze, Super Critical Haze, Super Silver, entre otras. Si por el contrario deseas cultivar alguna variedad indica podrás aplicar este sistema, sin importar el tipo de marihuana que decidas usar lo mejor es utilizar la misma en cada cultivo ya que si las combinas puedes tener problemas intentando controlar la altura, las cantidades de agua que necesitan variarán así como los nutrientes y la cantidad de sol que reciben.

  • Ideal para germinar y trasplantar tus semillas.

    Semilleros para el cultivo de marihuana


    El cultivo de marihuana es una práctica que se está extendiendo en el mundo cada vez más, bien sea par si comercializacion o contrabando así como las distintas formas de autoconsumo. En algunas partes del mundo tanto el cultivo como el consumo y la comercialización están parcialmente legalizados. La misión principal para todos los cultivadores es producir la mejor cosecha posible, optimizando todas las etapas necesarias para obtener la mejor calidad y el mayor rendimiento. En la búsqueda de esté perfecto cultivo se busca potenciar y mejorar la concentración de THC, uno de los principales elementos psicoactivos de las plantas de marihuana.


    El proceso del cultivo tiene muchas fases las que van desde la preparación del ambiente adecuado para sembrar y florecer las plantas hasta el proceso de secado y curado para una próxima degustación, todo esto pasando por las fases de crecimiento y floración. A estas plantas se les necesita dar un cuidado extensivo desde el primer momento y durante el desarrollo de todas las etapas para garantizar el mejor rendimiento y las cualidades óptimas. Existen dos tipos de cultivos básicos para la marihuana, el externo y el interno.


    El cultivo exterior también se conoce como outdoor, para este tipo de cultivo entran en juego diversos factores los cuales serán los encargados del producto final de la cosecha, como pueden ser el clima y la incidencia de la luz solar. En el hemisferio norte los cultivos en exterior comienzan para el mes de marzo y abril ya que es el momento justo para que el fotoperiodo sea adecuado, así como un clima un poco más templado lo que no quemara las flores, generalmente la recolecta se hace para el mes de noviembre, dando suficiente tiempo para una buena producción, sin importar el tipo de variedad cultivada ya sea indica o sativa.


    En este tipo de cultivo se pueden presentar diversos tipos de plagas en insectos que los que se presentan en un clima adverso, lo que puede tener serias repercusiones si no se realiza un buen cuidado de las plantas. Las plantas cultivadas en exteriores tienen un tamaño mayor a otro tipo de cultivo ya que tienen la libertad de expandirse libremente en tierra, mientras que en los cultivos interiores las plantas por estar en un espacio limitado para expandir sus raíces termina alcanzando un tamaño menor al cultivo externo.


    Los cultivos internos son conocidos como indoor, la principal diferenci entre el cultivo exterior, es que en este tipo de cultivo se ha creado un entorno controlado para las plantas como si se tratara de un laboratorio y es por esto que los factores que influyen en el resultado de la cosecha son aún mayores. Dentro de las ventajas que ofrece este método es que al tener el entorno controlado para las plantas durante todas sus etapas de desarrollo es posible conseguir una cosecha más abundante en un tiempo menor, y con la cantidad de productos que existen en el mercado para aplicar durante cada etapa no será una meta difícil de alcanzar. Estos cultivos utilizan más energía que si se trataran de los cultivos exteriores, ya que necesitan para poder desarrollarse un suministro de luz artificial y los demás elementos que se utilizan para producir estas plantas, nutrientes, agua, aire y luz.


    Existen factores que son de gran importancia para tu cultivo y son los que determinarán si tu cosecha cumple todas las expectativas generadas, dentro de ellas se necesita un buen comienzo. Plantar la semilla es el primer paso a seguir al comenzar una cosecha por lo que a continuación se presentan unos consejos para hacer de esta etapa la mejor y que el resultado habla por sí solo. La siembra de semillas es una de las formas más económicas a la hora de cultivar las plantas, aunque requiere de más cuidados y atenciones, si se realiza de manera correcta los resultados pueden ser extraordinarios. Se pueden mencionar varias maneras a la hora de cultivar las semillas, agrupandose en tres tipos dependiendo del lugar donde se realizará el mismo: puede ser siembra en semilleros en recipientes, en semilleros directamente en el suelo o en la tierra del espacio a utilizar. La siembra en semilleros en recipientes es la más sencilla de todos, funciona con principiantes y expertos ya que da la libertad de trasladar el semillero para ofrecer más beneficios.


    Los semilleros deberán de preferencia pequeña, no importa si son macetas o tiestos de un tamaño parecido al envase de un yogurt, también se pueden usar bandejas de alveolos. Para sembrar se necesita estudiar primero el sustrato, esté debe estar compuesto por una mezcla en partes iguales de turba y arena, todavía no es necesaria la utilización de fertilizantes o abonos. Cuando tengas lleno el recipiente que utilizaras con la mezcla de sustrato deberás realizar un orificio para introducir las semillas, aca podras colocar de 3 a 4 semillas si tienes una semilla pequeña. Luego deberás tapar estas semillas con una capa muy fina del sustrato sin enterrarlas demasiado.


    Existen bandejas semilleras, que se fabrican en plástico las cuales sirven de soporte perfecto para mantener todo en orden y limpio al mismo tiempo que te permiten sembrar más cantidad de semillas. Las bandejas cuentan con unos alvéolos los cuales se llenaran de tierra y luego se sembrara bien sea la semilla o los esquejes de marihuana en cada uno de los huecos que posee. Si no deseas hacer todo el trabajo desde cero puedes conseguir unas bandejas que ya vienen llenan con distintos tipos de sustrato como la lana de roca, haciendo más fácil el proceso de siembra.


    Deberás tener en cuenta que durante las primeras semanas del cultivo de las semillas la temperatura del ambiente donde se encuentren, ya que para esta fase es de vital importancia que las raíces reciban cierta cantidad de calor para que se estimule el crecimiento de las raíces lo que al final nos dará unas plantas fuertes. Los semilleros para marihuana no son un medio de cultivo definitivo, ya que si esperas que tus esquejes se conviertan en plantas bonitas necesitarás pasarlas a un tiesto o maceta del tamaño adecuado o directamente trasplantar al suelo.

Productos de Macetas y Bandejas

por página
Mostrando 1 - 12 de 31 items

Los contenedores para el sustrato que sustentará nuestra planta pueden ser de diversas formas, tamaño, tipo, material, … Dentro de esta familia encontraremos tanto los distintos tipos de contendor, como semilleros, bandejas y accesorios.

Macetas y bandejas para marihuana


Las macetas se han convertido en una herramienta esencial para el cultivo de la marihuana, ya que dependiendo del tipo de maceta que se utilice se pueden tener distintos resultados, no todas las macetas que se encuentran en el mercado hoy en día son iguales, algunas tienen características que las hacen diferentes a las demás bien sea de la aireación o el trato que tendrán las raíces de las plantas. En líneas generales las macetas se pueden clasificar en dos tipos, las macetas de plástico y las de tela, en el mercado se encuentra gran variedad de modelos para las macetas de plástico mientras que de las macetas de tela solo tienen un modelo que varía en tamaño.


Todas las plantas se adaptarán sin importar el tipo de maceta que se utilice y crecerán de una forma u otra dependiendo en cual se ponga, algunas veces suelen adaptarse a la forma de la maceta por lo que es necesario elegir la maceta adecuada para que la planta tenga la forma correcta, si dicha maceta es más honda la planta será más alta que ancha, y si por el contrario es tan ancha como alta las plantas crecerán de forma pareja. Al elegir una maceta redonda tendrá una simetría en sus inicios, pero perderá la misma a medida que tome tamaño, por lo que las ramas crecen hacia los lados resultando en una planta tan ancha como ancha con la forma parecida a la maceta.


Dentro de los distintos modelos de maceta se puede ver la maceta de plástico cuadrada, son las más usadas dentro del cultivo de marihuana, por su tamaño y la forma son ideales para organizar mejor las semillas y amortizar el espacio que se tendrá entre ellas. Estas macetas son más hondas que anchas por lo que las plantas resultantes serán más altas, ideales para los cultivos de interior, donde se necesita aprovechar mejor el espacio colocándolas en forma de cuadrícula, se podrán colocar muy pegadas las unas a las otras e irlas separando para evitar que hereden la forma cuadrada. Las macetas cuadradas podrán ser de color blanco o negro, cada una tiene una función especial, las blancas son ideales para el cultivo exterior donde rebotan los rayos solares y el sustrato no acumulara tanto el calor como en las macetas negras. Las negras están destinadas al cultivo interior donde no se presenta gran potencia de la luz, evitando calentarse mucho.


Las macetas redondas son las que sirven principalmente para hacer la floración de las plantas de exterior o bien mantener las plantas madres en los cultivos interiores, existe un modelo nuevo en el mercado los cuales son unas macetas redondas que tienen asas, mejorando la producción y rendimiento. Cuando se cultiva la marihuana en macetas lo mejor es trasplantar las mismas como si se tratara de los zapatos en la vida real, al alcanzar un número y ver que quedan pequeños ir subiendo de tamaños hasta que se alcance el espacio deseado que necesitan las plantas. Estas macetas se pueden utilizar en las últimas etapas de las plantas de marihuana ya que se encontraran más grandes para plantarlas en estas macetas. Se recomienda seguir el crecimiento de las plantas en las macetas cuadradas, adaptándola al entorno si es interior o exterior y una vez que las raíces cubran por completo las macetas se deberán trasplantar. Hay una gran gama entre los tamaños de las macetas por lo que no se presentarán problemas a la hora de trasplantar las mismas.


Es normal que se aguante una planta en una maceta de unos 11 L hasta el momento en el que llega el cambio de fotoperiodo, el cual llega con el cambio de estación para el verano, en ese momento se traspasará a una maceta de 30 L redonda, con una tierra que se encuentre muy bien nutrida para que el resultado sea un buen arbusto al finalizar la floración. Las macetas de tela también son muy usadas por los cultivadores de marihuana. Estas macetas son un invento que lo que hará es básicamente darle una respiración a la maceta para que la misma no sufra de altas temperaturas en los climas que son muy secos. Además, al tener mucha aireación, las raíces estarán recibiendo una poda de raíces permanentes por lo que no se frena para nada el crecimiento de las mismas y al momento de la floración se verán formados unas grandes bolas de cogollos.


Estas macetas tienen la ventaja que pueden ser lavadas en la lavadora o a mano, por lo que son totalmente reutilizables, quedando totalmente listas para un nuevo uso, su sistema se parece al de las macetas Aeropor, ya que estarán formando unas raíces las cuales serán redondas, teniendo la diferencia de que la tela se puede lavar de manera sencilla. Se pueden encontrar de color negro para utilizarse en el cultivo interior, ya que mantiene el calor en la tierra y de color blanco para los cultivos exterior, la cual permite que la tierra respire y no se ahogue con las altas temperaturas.


Otra herramienta necesaria para el cultivo de marihuana, son las bandejas, muy necesarias para lograr un equilibrio natural de las plantas, permitiendo recoger toda el agua sobrante después de realizar el riego para que se pueda volver a utilizar de ser necesario, o desecharla de manera más limpia. Estos contenedores se pueden encontrar de muchos tamaños y modelos por lo que está garantizado que encontrarás uno que se adapte al espacio que tengas y las variedades que estés cultivando. Deberás estudiar todo lo necesario antes de realizar la compra de tu bandeja, asegurandote que encaja con tu cultivo sin importar si es grande o pequeño.


Es importante considerar todos los detalles de las bandejas de cultivo, ya que serán vitales para el correcto desarrollo de las plantas, los distintos modelos de bandejas diseñados para recoger los líquidos sobrantes son muchos, desde las bandejas planas que tienen distintos tamaños hasta esas bandejas que son capaces de recoger el agua y cuentan con un sistema para el desagüe automático de la misma.

Greendream © 2015